El Ayuntamiento entra en el Proyecto European City Facility (EUCF) con una propuesta vinculada a la energía que ha sido elegida de entre las más de 230 presentadas

Aug 8, 2022

El trabajo busca definir cómo movilizar inversiones en energías renovables y eficiencia energética mediante comunidades energéticas

El Ayuntamiento de Pamplona participa en estos momentos en dos proyectos europeos vinculados a la sostenibilidad energética, en los que sigue dando pasos. Hoy en el edificio municipal de la calle Descalzos, 56 se ha reunido el equipo multidisciplinar que está desarrollando la propuesta municipal en del proyecto European City Facility (EUCF). Ayer en el Museo de Educación Ambiental se presentó la propuesta Plan de Acción Local de la ciudad que se inscribe en el Proyecto POTEnT ante más de 30 personas de diferentes entidades externas y departamentos del Ayuntamiento.

Estas acciones, que coordina la Oficina Estratégica municipal con la colaboración de la Agencia Energética de Pamplona, busca dar pasos para lograr el efectivo cumplimiento de la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030 en lo relativo a uso sostenible de la energía y así contribuir como ciudad a combatir el cambio climático, y se enmarcan en la Estrategia Go Green Pamplona.

En el proyecto EUCF hoy se trabajaba sobre la propuesta de la ciudad que, bajo el título Pamplona: Local Energy Communities Fostering Positive Energy Districts’ se centra en las comunidades energéticas como la que desde el Ayuntamiento se está implementando en Mendillorri y en la creación de distritos positivos de energía verde, como el de Rochapea, del que se están dando los primeros pasos en el marco del Proyecto oPEN Lab.

Un trabajo para establecer parámetros

La propuesta de Pamplona es hacer el estudio y desarrollo de un ‘concepto de inversión’ en torno a las comunidades energéticas, de forma que se defina, de la forma más precisa posible, cómo pueden hacerse las inversiones necesarias para ponerlas en marcha. También para establecer un criterio sobre los actores implicados en las mismas y las actividades que estas podrán realizar en torno a la generación de energía renovable, tanto eléctrica, como térmica, la rehabilitación o la movilidad. Este proyecto ha sido elegido entre más de 230 propuestas y tienen una dotación de 60.000 euros.

Con la reunión de esta mañana ha comenzado el trabajo que será coordinado por la Agencia Energética municipal y también involucrará a varias áreas municipales Comunidades energéticas y distritos de energía verde

Las comunidades energéticas se consideran una herramienta clave en la lucha contra el cambio climático y la transición energética. Al igual que lo que sucede en una comunidad de vecinos, el objetivo de ese trabajo común es beneficiarse colectivamente de las mismas instalaciones de generación u otras medidas situadas en el entorno de la comunidad. Como efecto añadido, el barrio se beneficia en términos medioambientales y sociales de la actividad, ya que las comunidades energéticas son, principalmente, un concepto social donde la gobernanza de ciudadanos, pymes y autoridades locales es esencial. La comunidad energética que se propone constituir en Mendillorri utilizará como semilla para empezar a trabajar la instalación fotovoltaica de autoconsumo compartido instalada en el CP El Lago – Mendigoiti IP de 100 kW, con capacidad para generar una media anual de 109.498 kWh.

En el caso de los distritos positivos de energía verde se trata de identificar paquetes de soluciones replicables y comercialmente viables que permitan crear barrios que produzcan más energía de la que consumen. Deben ser vecindarios en contextos urbanos que estén integrados en un sistema energético local como un centro activo de micro-energía. El ensayo en este ámbito está proyectado en Rochapea a través del proyecto europeo Open Lab, una propuesta que implica colaboración público-privada a través de la rehabilitación de un edificio no residencial (IWER) y la aportación de los bloques de viviendas del Grupo San Pedro. Ambos espacios se convertirán en el germen de un barrio de energía positiva gracias a las energías renovables distribuidas y su gestión inteligente.

Propuesta de Plan de Acción Local

Por otra parte, ayer se presentó la propuesta de Plan de Acción Local de Pamplona dentro del Proyecto POTEnT que respaldan los fondos Interreg Europe. El proyecto busca obtener una reducción de carbono un 10 % superior a lo esperado o previsto para el año 2023 mediante la mejora de la prestación de servicios energéticos por parte de las autoridades públicas.

En la reunión de trabajo en el Museo de Educación Ambiental participaron un grupo de prescriptores locales e import workshop, ante los que se desganaron las dos acciones de la propuesta municipal: por un lado, el desarrollo de la comunidad energética local de Mendillorri y su replicabilidad a otras zonas de la ciudad y, por otro, el desarrollo de una Red de Oficinas de Información Energética de cara a las consultas de ciudadanía, tejido empresarial y otras instituciones.

En ese foro se presentaron también las buenas prácticas emprendidas por una ciudad sueca y otra italiana que han servido de base para el desarrollo del trabajo de Pamplona y los informes que la Agencia Energética ha llevado a cabo en el marco de este proyecto.